La Alhambra de Granada recibe al año cerca de 2,7 millones de visitas al año. Esto la convierte en el monumento más visitado de España, y no nos extraña en absoluto. Este conjunto de monumentos es parada obligatoria para todos los extranjeros y turistas que visitan la ciudad, por ello en esta ocasión nos centramos en hablar sobre los diferentes autobuses para ir a la Alhambra.

Si nos encontramos en el centro de la ciudad existen varias alternativas para subir al conjunto histórico.

Una de ellas es hacerlo a pie (aproximadamente se tarda unos 15 o 20 minutos). Si elegimos esta opción podemos subir por la Cuesta Gomérez o por la Cuesta de los Chinos. Como sus nombres indican debemos saber que en ambos casos el camino es cuesta arriba, por lo que no es la mejor opción para personas mayores o niños.

Microbuses para subir a la Alhambra

Otra opción para subir a la Alhambra son los microbuses. Destacamos cuatro líneas con paradas en este monumento.

El C32 es el autobús más recomendado, cuyo recorrido es: Gran Vía, Alhambra, Plaza Nueva, Albaicín, Gran vía.

El C30 se dirige a la Alhambra desde la Plaza Isabel la Católica.

El C31, aunque no sube directamente a la Alhambra, pasa por algunos lugares igualmente interesantes como el Mirador se San Nicolás, el Paseo de los Tristes, Sacromonte, Plaza Nueva o Albaicín.

El C34 es similar al C31 con la diferencia de que también pasa por el Sacromonte.

Hay que tener en cuenta que el tamaño de estos autobuses es muy reducido para poder pasar por las estrechas calles que suben a la Alhambra desde el centro de la ciudad. Por ello, puede resultar un poco agobiante si subimos en las horas puntas o en pleno verano. Al tener pocas plazas probablemente no podamos subir en el primer autobús que veamos, sino que debamos esperar nuestro turno.

Por estos motivos, si pensamos hacer una excursión a la Alhambra con un grupo de alumnos, con el colegio, el instituto, el Imserso, varios amigos o compañeros de trabajo, la mejor opción es alquilar un autobús o alquilar un microbús.

Ventajas de alquilar autobuses para ir a la Alhambra

Alquilar un autobús para ir a la Alhambra tiene innumerables ventajas:

-Los grupos que quieran subir a la Alhambra pueden hacerlo a la vez, independientemente del tamaño del grupo. De esta forma evitamos que unos lleguen antes y otros después.

-Mayor organización y puntualidad.

Ahorro de tiempo, al poder ir directamente desde donde nos encontremos sin tener que dirigirnos primero al centro de la ciudad o buscar aparcamiento.

En STG BUS ofrecemos una amplia selección de escapadas a los puntos turísticos más importantes de Andalucía y España. Entre los que, por supuesto, se encuentra la Alhambra. Además, ponemos a disposición de los touroperadores, colectivos, centros educativos y público en general, nuestra flota de autobuses para la realización de todo tipo de excursiones o viajes de corta y larga distancia. Consulta nuestras condiciones y precios sin compromiso

Cómo subir andando a la Alhambra

Si quieres subir desde el centro de Granada andando a la Alhambra, deberás salir de Plaza Nueva y dirigirte a la Cuesta de Gomérez.

El recorrido comienza por la Puerta de las Granadas, construida en 1536, al final de la Cuesta de Gomérez. A la derecha y hacia abajo se elevan las Torres Bermejas, levantadas en el siglo XI sobre una fortificación anterior para reforzar las murallas.
La Alameda está repleta de árboles, por lo que es un paseo muy agradable si vamos solos, con nuestra pareja o con algún amigo. Esta alameda fue plantada en el siglo XVI, cuando la fortaleza había perdido gran parte de sus funciones defensivas.

Al pasar la Puerta de las Granadas se encuentran tres caminos: por el camino central se llega a una placeta donde está la Fuente del Tomate. El monumento que veréis está dedicado al escritor granadino Ángel Gavinet.
A la izquierda tenéis, entre la arboleda, la Puerta de Bibarambla. Por la derecha se llega a las Torres Bermejas y por el de la izquierda se sube a la entrada principal de la Alhambra.

La entrada en el recinto amurallado se hace por la Puerta de la Justicia (siglo XIV), que tiene, desde su lado exterior, dos arcos: en el mayor veréis, en la parte superior, una mano árabe, la mano de Fátima, y cuyos cinco dedos representan los principios fundamentales de la religión islámica. En el interior hay, también en la parte superior, una llave, que aparece en otras puertas, que representa el poder que Dios otorgó a Mahoma para abrir y cerrar las puertas del Cielo.

Una vez dentro encontraréis la Puerta del Vino, que se encuentra al lado de la taquilla.